Qué es el sexting?

Podemos definir sexting al intercambio, difusión o publicación de fotografías y videos de carácter sexual, grabados por el remitente haciendo uso de dispositivos informáticos. Si te ocurre algo similar debes tener claro que puede suponer un delito denunciable. No dudes en consultarlo con un experto legal como nuestro equipo de abodados en MBM

 Según estudios, el sexting es muy común hoy en día sobre todo en jóvenes de entre los 18 y 24 años, y no está vinculado con conductas sexuales arriesgadas o con problemas psicológicos; más bien se está convirtiendo en una nueva forma de relacionarse sexualmente con tu pareja. 

Un contenido sexual en manos de la persona inadecuada constituye un elemento ideal para poder extorsionar o chantajear a alguien. Se conoce como Sextorsión al chantaje al que es sometida una persona por parte de otra que emplea contenidos de carácter sexual para obtener algún beneficio de la víctima, amenazando con su publicación.

¿Qué sucede cuando ese contenido sexual que le enviamos a nuestra pareja, es publicado y distribuido en internet sin nuestro consentimiento? 

Las personas que realizan esta práctica no perciben la amenaza que puede llegar a sufrir contra su privacidad ni es consciente de las implicaciones desde el punto de vista de seguridad. 

No son conscientes de los riesgos de la exposición de datos privados e íntimos, a través de las nuevas tecnologías, y por ello lo difunden. Se colocan a sí mismos en una situación de vulnerabilidad. 

Está muy de moda, utilizar aplicaciones como Snapchat para la práctica de sexting, ya que cada publicación multimedia tiene una duración de segundos y luego se elimina automáticamente; si bien es cierto que se elimina y no puede volver a ser vista, se les olvida que el ciberacosador dispone de segundos para poder hacer una captura de pantalla, y así poder distribuir ese contenido.

Riesgos que conlleva la práctica del sexting

Amenazas a la privacidad. 

No nos damos cuenta de que el contenido íntimo generado por nosotros puede terminar en manos de otras personas desde el momento que le damos “enviar”. Una vez enviado, perdemos el control sobre su difusión. 

También existen formas involuntarias de perder el control de este tipo de contenido: robo o pérdida del móvil o acceso sin consentimiento por terceros a nuestros dispositivos. 

O como comentábamos antes, que ellas mismas le den las contraseñas de sus dispositivos a sus parejas como “prueba de amor y de confianza”. 

Riesgos psicológicos 

Si el contenido cae en terceras personas sin nuestro consentimiento, y son expuestas públicamente entre nuestro entorno, nos podemos ver sometidos a un ensañamiento o humillación pública que puede derivarse en un daño psicológico: ansiedad, depresión, exclusión social, etc. 

Con la práctica del sexting existen dos posibles peligros, por un lado la publicación por terceros del contenido sexual sin tu consentimiento lo cual es una invasión a tu intimidad, y por otro, la Sextorsión.

Cabe resaltar, no obstante, que la ley ampara en cierta medida a las víctimas de Sextorsión / sexting . Solo el hecho de publicar las imágenes sin el consentimiento de la otra persona ya es un delito contra la intimidad y está tipificado en la reforma del Código Penal. 

Como tipifica el código penal los casos de sexting o sextorsión

Código penal artículo 197.7 

 

“Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses el que, sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquélla que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona. 

La pena se impondrá en su mitad superior cuando los hechos hubieran sido cometidos por el cónyuge o por persona que esté o haya estado unida a él por análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, la víctima fuera menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, o los hechos se hubieran cometido con una finalidad lucrativa.” 

 

Requisitos para que se contemple el delito de sexting en la legislación vigente: 

 

  • La conducta típica debe ser la de difundir, revelar o ceder a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales. 
  • La difusión o divulgación debe haberse realizado sin el consentimiento de la víctima y ello aunque tales imágenes hubieran sido obtenidas con el consentimiento de la víctima en su domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros. 
  • La divulgación debe dañar gravemente la intimidad de la víctima 

 

La difusión, revelación o cesión de las mismas a terceros, puede ser muy variada (redes sociales, Internet, WhatsApp, SMS, mail, mensajería instantánea, Line o similares….) 

 

Se distingue claramente entre la difusión o divulgación de la imagen o grabación (que debe producirse sin autorización o consentimiento de la víctima) y la obtención o captación de dichas imágenes o vídeos (independientemente de que la víctima hubiera dado o no su consentimiento). 

 

Con este artículo del Código Penal se está sancionando dos tipos de conductas: 

  • La del receptor inmediato o destinatario de la imagen o grabación, o que había protagonizado o sido parte de la captación o grabación del vídeo o imagen y difunde la imagen sin el consentimiento de la víctima. 

• La de los terceros receptores a los que se haya reenviado o “rebotado” la imagen o grabación, y éstos a su vez las difunden a otros, sin consentimiento de la víctima.

Si te gustó este artículo quizás podría interesarte nuestro post sobre suplantación de identidad

Tienes más preguntas? 

No dudes en hacernos una consulta gratuita por teléfono o escribenos haciendo clic en el icono que aparece a continuación. Si te encuentras en Logroño puedes pasar por nuestras oficinas y te atenderemos en persona

MBM Abogadas Logroño

Tfno.: 941241411

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)