Ciber bullying y ciber acoso desde una perspectiva legal

Tanto el ciber bullying como el ciberacoso forman parte de lo que podemos clasificar genéricamente como Violencia digital. A continuación explicaremos mejor este concepto para poder tener una visión general sobre este tipo de delitos. Si crees que eres víctima de este tipo de delitos y necesitas asesoramiento legal  no dudes en contactar a nuestro equipo de expertos legales en MBM Abogadas

Entendemos por Violencia Digital a toda aquella acción que mediante medios digitales acose, amenace o extorsione a cualquier individuo.
La Violencia Digital, es una manifestación indiscriminada, magnificada por el uso de las nuevas tecnologías e internet, que impide gravemente el goce de derechos y libertades, en donde se vulneran los derechos básicos en cuanto a telecomunicaciones y que llegan a aislar a la víctima apartándola de su entorno laboral, profesional, social y personal; ya que todos dependemos del teléfono o del correo electrónico, con lo que la sociedad tiene que entender que una persona ciberacosada, sin conocer al ciberagresor, le lleva a vivir situaciones traumáticas que le aíslan de la sociedad y que bien por vergüenza o necesidad, tanto emocional como económica, no saben cómo reaccionar ante estos incidentes.

¿Qué es el acoso según el Código penal?

Regulado el acoso en el Código Penal en su Artículo 172 ter. : “1. Será castigado con la pena de prisión de tres meses a dos años o multa de seis a veinticuatro meses el que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana:

1.ª La vigile, la persiga o busque su cercanía física.
2.ª Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas.
3.ª Mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella.
4.ª Atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella. Si se trata de una persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad.

1. ¿Qué es el ciberacoso/ Stalking?

“ACOSAR” se define como:
a). Perseguir, sin darle tregua ni reposo, a un animal o a una persona
b). Perseguir, apremiar, importunar a alguien con molestias o requerimientos
Por lo que acoso:
1. Acción y efecto de acosar

2. Acoso sexual. El que tiene por objeto obtener los favores sexuales de una persona, cuando quien lo realiza se halla en posición de superioridad respecto a quien lo sufre. El ciberacoso podemos definirlo como la acción de llevar a cabo “amenazas, hostigamiento, humillación y otro tipo de molestias realizadas por un adulto contra otro adulto por medio de las nuevas tecnologías como internet, dispositivos móviles, correo electrónico, redes sociales, etc. Definimos Violencia de Género Digital como toda aquella agresión psicológica que realiza una persona través de las nuevas tecnologías como el correo electrónico, sistemas de mensajería como WhatsApp o redes sociales, contra su pareja o ex pareja de forma sostenida y repetida en el tiempo, con la única finalidad de discriminación, dominación y intromisión sin consentimiento a la privacidad de la víctima.
Hay que destacar que para que una acción sea catalogada como “ciberacoso o violencia de género digital” deben existir agresiones (amenazas, insultos, extorsiones, robos de contraseñas, suplantación de identidad, etc.) a través de las nuevas tecnologías y de forma reiterada, con la única finalidad de socavar el autoestima y la dignidad personal de la víctima, provocándole así una victimización psicológica, estrés emocional y rechazo social.
En algunas situaciones, el ciberacoso es de carácter discriminatorio. Los comentarios intimidatorios o despectivos que se centran en aspectos como el género, la religión, la orientación sexual, la raza o las diferencias físicas de las personas forman parte de este tipo de acoso.
El Ciberacoso puede ser especialmente doloroso y ofensivo incluso más que el físico, ya que suele ser de carácter anónimo y es muy difícil identificar al acosador. La gente puede ser atormentada durante las 24 horas del día y los siete días de la semana, cada vez que mire el teléfono o el ordenador. A veces, puede no ser consciente de lo que se dice a sus espaldas o de dónde procede el ciberacoso.
El ciberacoso resulta más fácil de cometer que otros tipos de acoso, puesto que el acosador no tiene que enfrentarse cara a cara a su víctima.

CARACTERÍSTICAS DE UN CIBERACOSO

• Requiere destreza y conocimientos avanzados sobre Internet.
• La mayoría de los ciberacosadores intentan dañar la reputación de la víctima manipulando a gente contra él.
• Publican información falsa sobre las víctimas en diferentes sitios web y redes sociales
• Los ciberacosadores pueden espiar el entorno social y afectivo de la víctima para obtener información personal de ella. De esta forma, conocen el resultado de sus agresiones y cuáles son los rumores que más efecto están teniendo en la víctima. A menudo monitorizarán las actividades de la víctima e intentarán rastrear su dirección de IP, móviles y ordenadores en un intento de obtener más información sobre ésta.
Envían de forma periódica correos difamatorios al entorno de la víctima para manipularlos.
• Manipulan a otros para que acosen a la víctima. La mayoría de ciberacosadores tratan de implicar a terceros en el hostigamiento. Si consigue este propósito, y consigue que otros hagan el trabajo sucio hostigándole, haciéndole fotos o vídeos comprometidos, es posible que use la identidad de éstos en las siguientes difamaciones, incrementando así la credibilidad de las falsas acusaciones, y manipulando al entorno para que crean que se lo merece.

• Falsa victimización. El ciberacosador puede alegar que la víctima le está acosando a él.
• Ataques sobre datos y equipos informáticos. Ellos buscan infiltrarse en los dispositivos informáticos y redes sociales de la víctima.
• El ciberacoso no tiene un propósito justificado, más que aterrorizar a la víctima aunque muchos ciberacosadores están convencidos de que tienen una causa justa para acosarla, usualmente en la base de que la víctima merece ser castigada por algún error o desobediencia que dicen que ésta ha cometido.
• Repetición: El ciberataque no es un sólo un incidente aislado. Repetición es la clave del ciberacoso. Un ciberacoso aislado, aún cuando pueda estresar, no puede ser definido como un caso de ciberacoso.
• El ciberacoso invade ámbitos de privacidad y aparente seguridad como es el hogar familiar, desarrollando el sentimiento de desprotección total.
• El ciberacoso se hace público, se abre a más personas rápidamente.
• No es necesaria la proximidad física con la víctima. El ‘ciberacoso’ es un tipo de acoso psicológico que se puede perpetrar en cualquier lugar y momento sin necesidad de que el acosador y la víctima coincidan ni en el espacio ni en el tiempo

¿Qué conductas pueden ser consideradas ciberacoso

¿Qué conductas pueden ser consideradas Ciberacoso?
1.- Distribución por la red de una imagen de carácter sexual para perjudicar la reputación de la víctima
2.- Publicar en un sitio web información personal (falsa o verdadera) donde pueda estigmatizar y ridiculizar a la víctima
3.- Crear perfiles falsos en internet en nombre de la víctima para compartir contenido pornográfico o ofertas sexuales explÍcitas .
4.- Suplantar la identidad de la víctima por las redes sociales.

5.- Con frecuencia los ciberacosadores engañan a las víctimas haciéndose pasar por amigos o por una persona conocida con la que acuerdan un encuentro digital para llevar a algún tipo de acoso online.
6.- Divulgar por Internet grabaciones con móviles o cámara digital en las que se intimida, pega, agrede, persigue, etc. a una persona. El agresor se complace no sólo del acoso cometido sino también de inmortalizarlo, convertirlo en objeto de burla y obtener reconocimiento por ello. Algo que se incrementa cuando los medios de comunicación se hacen eco de ello.

7.- Dar de alta en determinados sitios web la dirección de correo electrónico de la persona acosada para convertirla en blanco de spam, contactos con desconocidos, etc.

8.- Asaltar el correo electrónico de la víctima accediendo a todos sus mensajes o, incluso, impidiendo que el verdadero destinatario los pueda leer.

9.-Enviar mensajes ofensivos y hostigadores a través de e-mail, WhatsApp o redes sociales.

10.- Perseguir e incomodar a la persona acosada en los espacios de Internet que frecuenta de manera habitual.
11.- Acosar a través de llamadas telefónicas silenciosas, o con amenazas, insultos, con alto contenido sexual, colgando repetidamente cuando contestan, en horas inoportunas, etc.
Debido a la dependencia tecnológica que cada vez es mayor, hoy en día, no suele haber ningún lugar en donde esconderse de los ciberacosadores. El ciberacoso puede ocurrir en casa, en el centro de estudios o en cualquier otro lugar donde una persona se pueda conectar a internet.
El ‘ciberacoso’, al tratarse de una forma de acoso indirecto y no presencial, el ciberagresor no tiene contacto con la víctima, no ve su cara, sus ojos, su dolor, su pena, con lo cual difícilmente podrá llegar a enfatizar o despertar su compasión. El ciberacosador obtiene satisfacción en la elaboración del acto violento y de imaginar el daño ocasionado en el otro, ya que no puede vivirlo in situ.

La particularidad adicional del ciberacoso es el uso principalmente de las nuevas tecnologías. Debido al alcance, difusión, y masificación del uso de Internet, se puede dar ciberacoso prácticamente en todos los ámbitos en los que se mueve una persona ya sea personal o profesional.
Una manifestación muy común de violencia de género digital, sobre todo entre los jóvenes es el control que tiene el ciberacosadores de los dispositivos móviles de la víctima.

En ocasiones la propia víctima lo aceptaba porque que no era consciente que estaba sufriendo una relación abusiva y controladora, en la que consideraban “normal” el control total de parte de sus parejas de sus dispositivos móviles, llamadas, WhatsApp y redes sociales. Ellas mismas aceptaban como prueba de amor que sus parejas les obligasen a borrar sus contactos de WhatsApp o redes sociales e incluso les chantajeasen con publicar algo en su Facebook simplemente por celos e inseguridades.
En violencia de género, el control de las comunicaciones de la víctima, se convierte en una herramienta clave para lograr un aislamiento de la misma y obtener un control total de ella; forma parte de una ampliación del hostigamiento y control que el agresor puede ejercer sobre su víctima.
Utilizan los dispositivos móviles ya no solo para controlar con quien habla o donde se encuentra, sino también como medio para amenazar de forma explicita a la víctima y a su entorno; además de suponer un verdadero martirio para aquellas mujeres que se ven obligadas a responder inmediatamente al agresor, repercutiendo en las posibilidades de vivir una vida normalizada e incluso desempeñar una tarea o trabajo. Este tipo de acoso, lejos de desaparecer cuando finaliza la relación, en muchas ocasiones se inicia o se intensifica al poner fin a la misma. Las víctimas de ‘ciberacoso’, como las de acoso en la “vida real”, sufren problemas de estrés, humillación, ansiedad, depresión, ira, impotencia, fatiga, enfermedad física, pérdida de confianza en sí mismo, pudiendo derivar al suicidio.

2. Qué es el Ciberbullying

Definimos Ciberbullying como el uso de los medios telemático (internet, telefonía móvil, etc.) para ejercer el acoso psicológico entre iguales.
Hay que destacar que este tipo de violencia digital se produce a lo largo del periódico escolar y se refiere al uso de las redes sociales, sitios web o blogs para difamar o acosar a compañeros de escuela o, a personas perteneciente al mismo grupo, SIN QUE INTERVENGAN PERSONAS ADULTAS.

Características principales del ciberbullying:
1. Al igual que el ciberacoso, el Ciberbullying se dilata en el tiempo. Un ataque puntual no se podría considerar Ciberbullying, más bien deben de ser ataques con una continuidad en el tiempo.
2. Un caso de Ciberbullying no cuenta con contenido de índole sexual. En caso de que un acoso a menores sea de carácter sexual se clasificaría como grooming.
3. Tanto víctimas como ciberacosadores son exclusivamente menores
4. Es necesario que ambas partes involucradas tengan algún tipo de relación o contacto previo. Con frecuencia, el Ciberbullying empieza en el “mundo real” siendo el mundo digital una segunda fase de la situación de acoso
5. Se utiliza exclusivamente medios digitales ya sea WhatsApp, redes sociales, etc.; para llevar a cabo el acoso.

El Ciberbullying puede ser constitutivo de un delito de:
• Amenazas (Art. 169 a 171 CP)
• Coacciones (Art. 172 a 173 CP)
• Injurias (Art. 206 a 210 CP)
• Calumnia (Art. 205 CP)

Ahora bien, no olvidemos que en este tipo de violencia digital el ciberacosador es un menor. A este aspecto, la regulación penal aplica la siguiente legislación en función de la edad del sujeto autor del delito.

3. ¿Qué es el Grooming?

El grooming al contrario del Ciberbullying es un tipo de ciberacoso realizado por un
adulto hacía un menor con un objetivo de índole sexual.
Si ya de por sí, el Ciberbullying es una modalidad de ciberacoso que conlleva un peligro en los menores de edad, las personas involucradas son menores de edad. En cambio cuando hablamos de Grooming el acosador es un adulto y existe una intención sexual para con el menor.

En un caso de Grooming se pueden identificar distintas fases:
1. Una primera fase llamada “Fase de Amistad”. La primera toma de contacto entre el ciberacosador y el menor de edad para conocer sus gustos, preferencias, pero sobretodo crear un vínculo de amistad con el objetivo de ganarse la confianza del menor.
2. Pasamos a una Fase de Relación: En esta fase el atacante se ha ganado la confianza del menor, y profundiza en detalles de su vida personal.
3. Fase Sexual: El atacante empieza a tener conversaciones de carácter sexual con el
menor, y sobre todo peticiones de participación en prácticas sexuales, grabación de imágenes y videos o toma de fotografías de índole sexual.
El grooming puede ser considerado como un delito dentro de los denominados exhibicionismo, difusión y corrupción de menores, regulado expresamente en los artículos 185, 186 y 189 del Código Penal.

Si te intereso este artículo también podría interesarte nuestro artículo sobre Qué es el sexting/sextorsión y sobre suplantación de identidad?

Tienes más preguntas? 

No dudes en hacernos una consulta gratuita por teléfono o escribenos haciendo clic en el icono que aparece a continuación. Si te encuentras en Logroño puedes pasar por nuestras oficinas y te atenderemos en persona

MBM Abogadas Logroño

Tfno.: 941241411

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)