Soy autónomo. ¿Qué pasa con mi negocio si me divorcio?

reduccion jornada

En un proceso de divorcio se produce una repartición de bienes que suele tener cierta complejidad. Si además existe una empresa propiedad de uno de los conyuges o de ambos este proceso puede cambiar en función de los siguientes supuestos:

Dos personas se casan y una pone en marcha una empresa. Puede que, durante el matrimonio, uno de los cónyuges se dedicase a explotar la sociedad mientras el otro se quedase al margen.

Una vez acordadas las medidas relativas al uso de la casa, coches, pensiones, custodia de hijos, etc… se llega al proceso de liquidación del régimen económico matrimonial de la sociedad ganancial donde se incluye la empresa o negocio familiar considerado como un activo más a repartir. Esto significa que tenemos que repartir el negocio al 50%, ya que el matrimonio está en gananciales.

Se pueden hacer dos cosas:

Vender la empresa a un tercero y repartir la cifra.

Que se lo quede uno de los cónyuges, pero compensa a la otra parte al 50%.

Es precisamente en este segundo punto donde empiezan los problemas… ¿Cuánto vale una empresa? Proceso que se complica todavía más cuando se trata de una actividad incluida en el sector servicios, resulta más difícil cuantificar su valor.

Que uno de los cónyuges fuese dueño de un negocio antes de casarse en régimen de gananciales.

Cuando uno de los cónyuges pone en marcha la actividad antes de casarse se considera bien privativo. Esto es, le corresponde la titularidad al autónomo que la creó. En caso de divorcio no la tiene que repartir con su cónyuge. Se repartirán el 50% de los ingresos obtenidos por la empresa durante su matrimonio.

Que uno de los cónyuges pusiese en marcha la empresa dentro del matrimonio, pero en régimen de separación de bienes

Si la monta solo uno de los cónyuges, la empresa le pertenece al estar en régimen de separación de bienes.

Si ambos la han puesto en marcha, la empresa se reparte en función de las  aportaciones.

Estos tres supuestos pueden variar dependiendo del papel que han tenido los cónyuges en el desarrollo de la actividad. Por ejemplo: una esposa que renuncia a acceder al mundo laboral o a un ascenso para quedarse en casa cuidando de los hijos para que la otra parte pueda explotar su negocio. En este caso surge la posibilidad de que la compañía  no le perteneciese bien porque estaban en separación de bienes o por haberse constituido antes del matrimonio. En este caso  podría llegar a reclamar una serie de cantidades económicas vía pensión compensatoria o indemnización por razón de la dedicación a la familia.

Por ello es importante sobre todo en los matrimonios donde el medio de vida sea el negocio familiar,  ser lo más objetivo posible a la hora de repartir la empresa familiar para que ésta pueda subsistir al divorcio y no acabar en ruina.

*Si eres autónomo deberás tener muy en cuenta que el fruto de tu trabajo tanto lo bueno como lo malo, es a repartir con tu cónyuge en caso de divorcio.

Empresa creada con fondo común.

Si la empresa se creó con el fondo común tiene carácter ganancial . Para aquellas empresas que requieran una especial habilitación o titulación, sólo uno de  los cónyuges está habilitado profesional o administrativamente para el ejercicio de la actividad. Se considera que si se funda a expensas de bienes comunes  es de carácter ganancial.

Empresa y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes.

La empresa es ganancial cuando cualquiera de los cónyuges la funda constante la sociedad de gananciales con fondos no privativos, aunque solo uno de ellos sea el comerciante .

.

¿Qué debe entenderse por fundación de la empresa?

Se entenderá creada la empresa cuando ya haya un conjunto organizado de bienes en funcionamiento (SSTS de 26 de diciembre de 1986 y de 19 de noviembre de 1990) o incluso aunque no se encuentre en funcionamiento ni tenga clientela.

No se entenderá fundada la empresa cuando tan solo exista un local con algunos elementos inconexos y desorganizados (SSTS de 19 de febrero de 1987 y de 17 de noviembre de 1988).

Artículo 1. 347.5º del Código Civil: Son bienes gananciales las Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes. Si a la formación de la Empresa o establecimiento concurren capital privativo y capital común, se aplicará lo dispuesto en el artículo 1.354.

Artículo 1.354 del Código Civil: Los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge o cónyuges en proporción al valor de las aportaciones respectivas.

También podría interesarle que ocurre con la custodia compartida de los hijos y la custodia compartida y la vivienda familiar en estos casos

Tienes más preguntas? 

No dudes en hacernos una consulta gratuita por teléfono o escribenos haciendo clic en el icono que aparece a continuación

MBM Abogadas Logroño

Tfno.: 941241411

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)