Reclamación, indemnización y finiquito por despido

El despido suele ser una experiencia desagradable que inicia cuando se le comunica el cambio en la relación contractual al empleado. Es importante conocer que tipos de despido existen así como la comprobación de que ha sido procedente y acorde a la ley o en caso contrario saber cuál es el procedimiento para presentar una reclamación.

Tipos de despido

El despido por definición no suele ser la decisión que toma un trabajador que ha decidido finalizar una relación contractual o hacer una pausa en su carrera. En líneas generales existen 3 tipos de despido; Despido nulo, improcedente y procedente . Aunque hay excepciones en las que la empresa admite un despido improcedente e indemniza a los empleados implicados, en líneas generales los despidos improcedentes o nulos suelen ser la consecuencia de algún litigio legal tras el cual un juez dictamina que el empleador debe indemnizar o reincorporar el empleado a su plantilla.

Sin embargo hasta que no se poduce una reclamación y dictamen los despidos se pueden considerar como procedentes y se subdividen a su vez en dos tipos de despidos; despido objetivo  y despido disciplinario

Despido objetivo

Cuando se extingue el contrato del trabajador por causas ajenas a este y por tanto la causa del despido no es atribuible al empleado.

Sin embargo también se puede valorar como despido objetivo si la finalización se produce al valorarse que el trabajador no es apto para las tareas asignadas. En este caso podemos hablar por ejemplo de una enfermedad que incapacita a esa persona para el trabajo o la pérdida del permiso de conducir si en su trabajo es necesario conducir.

También se puede hablar de falta de adaptación debido a razonables modificaciones técnicas de su trabajo. En este caso el proceso debería acompañarse de cursos de capacitación. En caso de que después de esta formación sigan sin poder realizar sus tareas, también se les podrá despedir. Otro motivo de despido objetivo serían las ausencias repetidas (20% en los últimos dos meses) aunque sean justificadas. 

Otras causas de despido objetivo serían de caracter económico que afectan a la empresa como resultados negativos, cambios técnicos que justifiquen reducción de personal, cambios en la gestión u organización, reducción de la demanda sobre todo en sectores productivos frágiles. 

Hay otra causa que adquirió más relevancia en 2020 después del COVID19, que serían las causas de fuerza mayor o una catástrofe natural que impida la continuidad de la actividad de la empresa

Indemnización 20 días por año trabajado

Este despido conlleva una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo equivalente a 12 mensualidades. Debería ser comunicado al trabajador con un mínimo de 15 días de antelación independientemente de la causalidad.

Despido disciplinario:

Se genera provocado por un comportamiento inadecuado o negativo por parte del trabajador. Este comportamiento negativo tiene cierta subjetividad y es complejo de acotar pero algunos de los comportamientos más habituales son las ausencias sin justificar, ofensas al empleador, disminución intencionada del rendimiento etc. En este caso el trabajador no tiene derecho a indemnización de ningún tipo, aunque sí deberá cobrar finiquito.

Indemnización

Si un juez considera el despido improcedente el empleado debe ser indemnizado con 33 días por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades, o bien la readmisión en el mismo puesto y abono de retribuciones salariales que no haya percibido durante todo el proceso, que generalmente dura en torno a un año.

Finiquito

Los empleados tendrán derecho a finiquito tanto si se ha producido un despido objetivo como si ha sido disciplinario. El finiquito consiste en las retribuciones ya generadas pero que todavía no han sido percibidas: vacaciones generadas y no disfrutadas, el salario del mes en curso y la parte proporcional de las pagas extras no prorrateadas. Ejemplo para calcular el finiquito

En todos los casos se le deberá comunicar el despido al trabajador por escrito, que revisará si la fecha es correcta y firmará como “no conforme”. Si el trabajador lo quiere, puede impugnar el despido siempre que lo haga tras un máximo de 20 días hábiles después de la comunicación del mismo, y al hacerlo lo que se intenta es que el despido sea considerado improcedente.

Plazos de reclamación por despido

El empleador deberá entregar una carta al empleado comunicando dicho despido, así como la  fecha y la causa del mismo. Podría ocurrir que el despido se produzca de una forma verbal. En este caso el trabajador deberá enviar una comunicación fehaciente a la empresa a poder ser por escrito por ejemplo burofax para exigir una ratificación escrita de ese despido. 

Si recibe una respuesta en la que se le indica que no ha sido despedido el empleado deberá volver a su lugar de trabajo salvo que disponga de otras evidencias para probar que ha sido despedido. 

A partir de la fecha de efectos del despido el trabajador dispone de un plazo de 20 días hábiles para poder presentar una reclamación mediante  demanda judicial contra ese despido. Previamente habrá una conciliación donde las partes intentarán llegar a un acuerdo La presentación de la papeleta de conciliación alargará 15 días más ese plazo de 20 días hábiles que antes hemos indicado. Si durante el acto de conciliación se llega a un acuerdo se finalizará el caso con una solución entre las partes 

Si no se llega a un acuerdo el acta que se emita en ese acto de conciliación deberá aportarse al procedimiento judicial para que esté pueda proseguir. 

Ante un despido lo más recomendable es acudir a un abogado laboralista lo antes posible A fin de evitar que se nos pase el plazo para poder reclamar. De este modo el trabajador tendrá toda la información para decidir si quiere iniciar una reclamación o no y actuar en consecuencia.

Tienes más preguntas? 

No dudes en hacernos una consulta gratuita por teléfono o escribenos haciendo clic en el icono que aparece a continuación

MBM Abogadas Logroño

Tfno.: 941241411

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)