Consecuencias del ERTE, Reducción o flexibilización de jornada

El Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo (convalidado por Resolución de 25 de marzo, BOE de 30 de marzo de 2020), adoptó medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19, que entran en vigor el 18 de marzo de 2020. La extraordinaria y urgente necesidad, justifica medidas temporales y excepcionales que se adoptan en el ámbito de la Seguridad Social y laboral, y en concreto el artículo 6 del RDL contempla la posibilidad de reducir la Jornada laboral para conciliar la vida familiar

Es claro que el covid -19 ha obligado  a los profesionales,  a los empresarios y a los empleados a seguir un nuevo rumbo a veces un tanto desconocido que camina entre la incertidumbre de la abundante normativa publicada a lo largo de estos  dos últimos  meses. Una de las dudas más frecuentes y que se ha venido planteando son todas esas preguntas relacionadas con la posible reducción de la jornada laboral. 

En principio todas aquellas personas trabajadoras por cuenta ajena, que acrediten deberes de cuidado respecto del cónyuge o pareja de hecho, así como respecto de los familiares por consanguinidad hasta el segundo grado de la persona trabajadora, tendrán derecho a acceder a la adaptación de su jornada y/o a la reducción de la misma.

En muchos casos esta flexibilización se produce dentro del contexto de un Expediente de regulación temporal de empleo y existen casos en los que la empresa puede mantener parte de sus empleados en activo mientras que puede ampliar el ERTE para otros. Puede ver más sobre esto en este enlace

¿Qué es la flexibilización de jornada

La adaptación de la jornada podrá referirse a la distribución del tiempo y puede materializarse de distintas formas, entre ellas:

Cambio de turno. 

Cambio de horario.

 Horario flexible.

 Jornada partida o continuada.

 Cambio de centro de trabajo.

 Cambio de funciones.

 Cambio en la forma de prestación del trabajo, incluyendo la prestación de trabajo a distancia.

¿ En qué casos tendré derecho a esa reducción de la jornada?

Este derecho debe ser justificado, razonable y proporcionado en relación con las necesidades de cuidado y la situación de la empresa,  particularmente en caso de que sean varias las personas trabajadoras que acceden al mismo, debiendo la Empresa y el trabajador hacer lo posible por llegar a un acuerdo. Puedes saber más sobre la reducción de jornada haciendo clic aquí

Requisitos para acceder al derecho individual de flexibilización de la jornada

Deberá ser necesaria su presencia para la atención y cuidado, por razones de edad, enfermedad o discapacidad, de alguno de sus familiares, cuando: 1. Por decisiones adoptadas por las Autoridades gubernativas relacionadas con el COVID-19 que impliquen cierre de centros educativos o de cualquier otra naturaleza que dispensaran cuidado o atención a la persona necesitada de los mismos. 2. La persona que hasta el momento se hubiera encargado del cuidado o asistencia directos de cónyuge o familiar hasta segundo grado de la persona trabajadora no pudiera seguir haciéndolo por causas justificadas relacionadas con el COVID-19.

¿El empresario está obligado a aceptar la reducción de jornada planteada por un trabajador en periodo excepcional como el estado de alarma?

Los trabajadores tienen derecho a una reducción especial de la jornada con la reducción proporcional de su salario. La reducción de jornada especial deberá ser comunicada a la empresa con 24 horas de antelación. La reducción puede llegar hasta el 100% de la jornada, si resultara necesario.

Los conflictos que pudieran generarse serán resueltos por la jurisdicción social a través del procedimiento establecido en el artículo 139 de la Ley reguladora de la jurisdicción social.

Tienes más preguntas? 

No dudes en hacernos una consulta gratuita por teléfono o escribenos haciendo clic en el icono que aparece a continuación

MBM Abogadas Logroño

Tfno.: 941241411

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)